Cavitador

ULTRASONIDO: Aparato que emite sonido con características tales que produce efectos biológicos.
En estética se utiliza el de 3 Mhz, posee capacidad suficiente para llegar a nivel subcutáneo, sin alcanzar estructuras profundas. Se utilizan con potencias generalmente hasta 3 wats, pudiendo tener hasta 5 algunos equipos.

Producen:
Aumento de temperatura.
Vasodilatación y aumento de la microcirculación.
Aumento metabólico.
Disminución de la fibrosis.
Disolución de hematomas.

En el medio líquido producen formación de burbujas que estallan: cavitación.

Indicaciones:

Celulitis.
Adiposidad localizada.
Procesos fibróticos.
Hematomas.
Edemas de alto contenido proteico.

(Alta Cavitación) Ultrasonido Focalizado Potenciado No Invasivo Remodelación Ultrasónica del Contorno Corporal.

Equipo que genera campos de Ultrasonido Potenciado para obtener de esta manera la posibilidad de emulsionar el tejido adiposo reduciendo las células grasas, el mismo deberá trabajarse con propiedad, antes y después de la aplicación del método.
La energía ultrasónica es aplicada al tejido graso subcutáneo donde las ondas convergen en un volumen determinado causando la evacuación mecánica de las células grasas, de manera estable y localizada. Los adipositos liberan moléculas de ácidos grasos, que serán metabolizadas y se eliminarán a través del sistema linfático, las haces y las vías urinarias.

Ventajas del tratamiento:

- Práctico: se realiza en consultorio, no requiere anestésicos, es completamente indoloro.

- Fehaciente: La energía ultrasónica se dirige en forma precisa, sobre la zona elegida y se focalizara en el panículo adiposo.

Preciso:

Pues actúa solo en el tejido adiposo, sin producir lesiones epidérmicas, ni en ningún otro tejido.
Puede aplicarse también en tratamientos de hidrolipoclasia ultrasónica, aumentando la efectividad del mismo gracias a la alta potencia del equipo.
En tratamientos estéticos no invasivos, deberíamos aplicar una disciplina dietética apropiada, ya que el estar metabolizándose el tejido adiposo emulsionado para ser eliminado, la ingesta de grasas tendría que ser mínima.
Es importante también un chequeo médico previo para determinar que el paciente no tiene problemas hepáticos.

Zonas de aplicación:

Las zonas de aplicación deberán estar delimitadas, ser localizadas y de ninguna manera extensa.
- Abdomen superior e inferior.
- Flancos.
- Cintura.
- Pantalón de montar.
- Espalda.
- Glúteos.
- Cara interna de rodillas.
- Giba de Bisonte

Forma de aplicación: 
- Antes de iniciar la aplicación, realizar aperturas linfáticas abdominal e inguinal.
- Sobre la piel limpia y seca aplicar gel conductivo y deslizar el cabezal del Cavitador. La pasada será lenta, pareja, una cuadricula de 10 X 10 podrá ocuparnos de 1,30 a 2 minutos.
- El cabezal debe estar siempre en movimiento, posee un tiempo de corte por elevación de temperatura.
- Los geles conductivos pueden o no, estar adicionados de principios activos lipolíticos que colaboraran con la disminución del panículo adiposo.
- Los nódulos celulíticos disminuyen muy bien su volumen con la técnica.

Luego de la aplicación:
Es conveniente colocar un vendaje elastocompresivo o faja para contener la zona y producir de esta forma, gracias al micromasaje que genera la colocación de vendas, fajas o medias de descanso, (alta comprensión si el tratamiento es en piernas) una mayor eliminación de los desechos generados por la técnica. (6 a 12 Hs. De colocación serán suficientes).
- Finalizada la pasada ya puede observarse una disminución leve de la zona tratada.
24 Hs. Después complementar con terapia de rodillos – drenaje linfático – botas de presoterápia – masajes depletivos – ultrasonidos 3 Mhz. Y siempre terminar con vendajes drenantes.
La reducción obtenida dependerá siempre de la calidad del tejido adiposo a tratar y la posibilidad de eliminación del mismo, por esto la importancia de una dieta pobre en lípidos. (Grasas) y muy abundante en agua y cítricos.

Podrán realizarse 4 ó 5 sesiones seguidas 1 vez por semana o cada 10 días. Puede continuar el tratamiento luego de un período de descanso de un mes o dos de acuerdo a la necesidad de disminución del tejido adiposo que se esté tratando.
Complementar esta técnica con la aplicación de Radio Frecuencia es ideal, sobre todo en aquellos pacientes en los que se note más tendencia a la flacidez.
La aplicación de Radio Frecuencia es conveniente hacerla luego de la segunda o tercera sesión cuando comienza a notarse muy evidentemente la disminución del tejido adiposo, y se hará al finalizar una de las sesiones drenantes y reductoras de la semana por lo general la última.

También podrá complementarse con Electroporación, en las sesiones de apoyo, introduciendo productos complementarios al tratamiento que se esté realizando.
Es este un tratamiento importante por lo que es indispensable realizarlo como corresponde para obtener los mejores resultados.
1 sesión de 30 minutos. Aproximadamente según la zona a tratar y aplicar los vendajes, o fajas y/o medias elastocompresivas correspondientes según la zona tratada.
2 sesiones de tratamiento en el resto de la semana como apoyo y movilización del tratamiento de cavitación.

En quienes se aplica el tratamiento:

En mujeres y hombres con carga adiposa localizada. No es conveniente aplicar en personas con sobrepeso generalizado, pues ya sabemos que no es conveniente aplicarlo en grandes áreas.
En mujeres con PEFE grado 3 y 4.

Contraindicaciones:

- Pacientes con marcapasos.
- Pacientes con audífonos incorporados.
- Sobre prótesis metálicas.
- En pacientes embarazas.
- En pacientes con tratamiento oncológico o en procesos tumorales ej.: Sobre fibromas.
- En zonas con procesos inflamatorios.
- En pacientes que estén realizando tratamiento para disminución de colesterol.
- En pacientes con enfermedad hepática y/o renal.